Fabula de Pedro y el lobo: un niño a punto de morir porque Urgencias no le creyó


La razón

Un niño ucraniano de siete años tuvo que llamar trece veces al servicio de Emergencias porque se estaba desangrando, pero sus responsables no le creyeron porque pensaban que se trataba de una broma más de las muchas que reciben.

E.V.

Gastar bromas por teléfono puede ser muy peligroso. Tanto que puede costar vidas. Las llamadas falsas a emergencias, alertando de situaciones de peligro que luego no resultan reales, no sólo son un delito, sino que pueden hacer que no se atiendan otras urgencias que sí se están produciendo. Es lo que ocurrió en Ucrania.

Según informa la agencia de noticias rusa Ria Novosti, los responsables del servicio de ambulancias de la ciudad ucraniana de Gorlovka ignoraron hasta en trece ocasiones la llamada de un niño de 7 años que se estaba desangrando, porque se pensaron que se trataba de una broma más alertando de todo tipo de situaciones peligrosas. Incluso, le amenazaron con llamar a la Policía si les seguía “molestando”.

Al parecer, el pequeño, que se encontraba solo en casa, había salido al balcón para colgar unos pantalones, se mareó y cayó sobre un cristal. Ensangrentado, llamó repetidas veces al servicio de urgencias y, al ver que no le creían, salió al rellano a pedir ayuda. En ese momento entraba en casa su madre, que cogió el teléfono para repetir la llamada. A ella sí le creyeron.

Diez minutos después, cuando el niño había perdido ya mucha sangre, llegaba al lugar una ambulancia, que se llevó al pequeño al hospital y le salvó la vida. El niño fue intervenido durante cuatro horas para reconstruirle el brazo, en el que no recuperará la movilidad total. Pero al menos salvó la vida.

Falsas llamadas a los números de emergencias
Una portavoz del servicio de emergencias, Irina Proda, reconoció que no dieron credibilidad a la llamada porque “cada día” se reciben muchas llamadas falsas de niños que están jugando con teléfonos móviles, por no hablar de jóvenes y adolescentes borrachos que se divierten con este tipo de bromas.

Más allá, por supuesto, del cómo y el dónde de esta noticia, lo llamativo de esta versión moderna del cuento de Pedro y el lobo o del «pastor bromista» es la constatación de que este tipo de comportamientos insensatos pueden tener consecuencias dramáticas.

De hecho, en todos los servicios de emergencias del mundo es habitual que se reciban falsos avisos denunciando cualquier situación de peligro que resulta no ser cierta, y muy especialmente durante las noches de los fines de semana y tras la popularización de los teléfonos móviles.

Pese a que existen protocolos para determinar qué es una broma y qué un aviso real, y a que después se les pueden pedir responsabilidades a los autores,  lo cierto es que en ocasiones la llamada en cuestión supone destinar unos medios que pueden necesitarse para emergencias reales.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Curiosidades, Increible, Insolito, Salud, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s