El «monstruo de Yunnan» que vendía restos humanos como «carne de avestruz»


La razón

Zhang Yongming convirtió sus instintos homicidas en un negocio: después de asesinar a sus víctimas, vendía los restos en el mercado, haciéndolos pasar por “carne de avestruz”. También aprovechaba los ojos, que metía en tarros de licor. Con los restos de carne alimentaba a sus mascotas y los huesos los almacenaba en bolsas de plástico.

Pekín – Ángel Villarino

Son algunos de los escalofriantes detalles publicados en los últimos días en la prensa china sobre el “monstruo de Yunnan”, un campesino de esta región situada al sur del gigante asiático y responsable de la muerte de al menos 11 hombres, la mayoría menores de 20 años. El número de sus víctimas podría ascender todavía, ya que otras seis personas siguen desaparecidas en la zona, en el aislado condado de Jinning.
Según Xinhua, Zhang empezó en 2008 y atacaba a sus víctimas cuando pasaban caminando frente a su casa, situada en una carretera comarcal en Jincheng, una aldea como tantas de la China rural. Las autoridades chinas confirmaron durante el fin de semana su detención con una sobria nota de la agencia estatal Xinhua, al tiempo que se apresuraban a censurar en la red el resto de informaciones, especialmente los detalles escabrosos, que se han hecho públicos de todos modos.

“The Standard”, un diario de Hong Kong, aseguró que Zhang alimentó a sus mascotas con los restos humanos que no vendía en el mercado. Según este mismo periódico, la Policía encontró en su domicilio bolsas de plástico verdes de las que asomaban los huesos de varias víctimas. También se han citado fuentes policiales y vecinos para asegurar que
el asesino almacenaba ojos humanos en frascos de licor y que habría dejado tiras de carne humana secándose al sol.
Zhang, de 56 años, tenía una larga historia criminal y, de hecho, pasó casi 20 años en la cárcel (de 1978 a 1997) por asesinar y desmembrar a una persona en su juventud. Sus vecinos aseguran quellevaban tiempo alertando a la Policía de su comportamiento violento contra los adolescentes del pueblo, a uno de los cuales habría intentando estrangular con un cinturón en plena calle.
Los padres de este muchacho de 17 años alertaron a la Policía, pero los agentes, tras interrogar a Zhang, le quitaron importancia al caso asegurando que era un loco inofensivo.
Tras la investigación, dos policías han sido despedidos fulminantemente por negligencia, entre ellos el jefe de la comisaría local.
El caso ha quedado en manos del Buró de Investigación Criminal, el equivalente chino al FBI. La falta de atención psiquiátrica es un enorme problema en China, donde se calcula que hay decenas de miles de personas con problemas psicológicos graves sin diagnosticar.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Gente, Increible, Insolito, Policiales, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s