Cómo ser unos padres 10


La razón

Trabajar el autocontrol a los tres años, afrontar las conductas de riesgo a los 14…  Son las materias que aprenderán los progenitores en una nueva universidad on-line: Superpadres

J. V. Echagüe

MADRID- Tiene clases, tutores, biblioteca y hasta una «cafetería». Posee una parte teórica, y, cómo no, también práctica. No hablamos de una facultad «per se», pero lo es a todos los efectos. Es Superpadres, la Universidad de padres on-line, un proyecto creado por el filósofo y escritor José Antonio Marina y que cuenta con el apoyo del Grupo Planeta. ¿Su finalidad? Enseñar a los padres y madres a encarar las dificultades que, a buen seguro, se les irán presentando en las distintas etapas vitales de sus hijos, desde los 0 a los 16 años. Una experiencia que partió, hace cinco años, con la Fundación Universidad de Padres y la aplicación del modelo educativo «Educación para el talento», creado por Marina. De momento, los resultados son ilusionantes: como recordó ayer durante la presentación en Madrid el presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, desde el 15 de mayo, y sin contar con publicidad, ya se han matriculado 500 padres.

Para Marina, «unos padres cariñosos, teóricamente, pueden educar bien a sus hijos». Sin embargo, tanto los progenitores ahora, como los niños en el futuro, se van a enfrentar a problemas difíciles de esquivar: un mundo «muy complejo, en el que la toma de decisiones cada vez es más difícil»; nuevas «presiones» a las que se enfrentan las familias; una sociedad en la que cada vez «hay más oportunidades», pero que será «feroz con quienes no sepan aprovecharlas»; un mundo «tecnificado», que necesita millones de empleos de alta cualificación»…

«Salir a flote»
Por eso, afirma Marina, «se necesita educar a los niños para salir a flote». ¿La razón? Que «la educación debe generar talento». «El talento no está antes de la educación, sino después. Y los padres son la fuerza educativa que debería movilizar al resto del sistema», añadió. Porque, para Marina, «la escuela es un diplodocus dormido que no acaba de levantarse». Y son los padres los que tienen «que ponerlo en funcionamiento».

Así, los padres interesados en seguir los cursos que se imparten en http://www.superpadres.com contarán con cuatro convocatorias para matricularse: la primera fue el 15 de mayo y les seguirán el 1 de septiembre, el 15 de noviembre, el 15 de enero y el 15 de marzo. El curso tiene una duración de cuatro meses –si bien es verdad que «cada padre se adaptará al tiempo que necesite»–, y la matrícula tiene un coste de 100 euros. La flexibilidad es otra de las ventajas. No sólo porque existe la posibilidad de seguir los cursos a través de «tablets» y «smartphones»; también por los «horarios». Y es que pueden seguir los cursos empleando un mínimo de dos horas a la semana.

Un equipo compuesto por maestros, psicólogos y pedagogos seguirá las evoluciones de los alumnos. Cada curso está adaptado a la edad del hijo. De esta forma, los padres de un niño de 3 años aprenderán a ayudarlo «en cuestiones como la obediencia, la responsabilidad y el autocontrol», explicó ayer Albert Vallés, responsable de desarrollo del proyecto.  Mientras, con 14 años, las familias deben identificar «conductas de riesgo y detectar problemas», como puede ser el contacto con la bebida, el tabaco o las drogas.

Entremedias, a los padres se les presentan casos prácticos a través de animaciones. Un ejemplo: a la hora de tratar el conflicto que surge si el niño no quiere acudir a clase es indispensable tener en cuenta la edad del pequeño. «Con 6 años, los padres deben mostrarles el ir a clase como algo atractivo; pero con 9, tiene que ser ya como una obligación: el menor ya tiene desarrollado el sentido de la responsabilidad», explicó Vallés.

Mientras, los tutores van resolviendo las dudas que puedan ir surgiendo y van preparando actividades prácticas para los padres del aula, que irán realizando actividades autoevaluables. Además, los alumnos contarán con una «herramienta de aprendizaje colaborativo», el foro del aula, en el que los padres pueden compartir sus dudas e incertidumbres. Por otra parte, el apartado conocido como «cafetería» supondrá un foro global, independiente de la edad que tengan sus hijos, para compartir sus experiencias. También se ofrecen servicios de debate a través de la web e incluso un blog con artículos de interés.  Por último, los padres tendrán la oportunidad de consultar los mejores libros sobre educación en la «biblioteca».

Muy agradecido por el apoyo del Grupo Planeta, José Antonio Marina subrayó que esta experiencia nace con el objetivo de que «los padres asuman responsabilidades y no se sientan solos». Y lanzó un mensaje: pese a todos los problemas que leemos en Prensa sobre nuestros estudiantes, debemos eliminar de un plumazo la idea de que «la educación es trágica».

Lara: «Cada vez es más difícil ejercer un oficio tan digno como el de ser padre»
Una «experiencia única en el mundo». Así calificaba ayer José Manuel Lara, presidente del Grupo Planeta, la iniciativa de Superpadres. Una apuesta del grupo editorial tanto desde el punto de vista empresarial como social. Y es que, para Lara, «en la educación de los hijos, los únicos responsables son los padres», mientras que la escuela debe ser un «instrumento» de su formación. Los cambios sociales –cada vez influye más pronto en los niños el entorno de amistades– y tecnológicos –los móviles les han dotado de más independencia–, han supuesto, en palabras de Lara, «que el oficio, tan digno y tan bonito, de ser padre resulte cada vez más difícil de ejercer». Por ello, se pretende que la difusión de Superpadres –un «éxito» en sus fases iniciales– se extienda más allá de nuestras fronteras. «Como en todos nuestros proyectos, el objetivo latinoamericano es prioritario», aseguró Lara.

En primera persona
«Queremos hacerlo bien con nuestros hijos»
María Samaniego / madre de cuatro hijos

«En cualquier trabajo siempre encuentras posibilidades de reciclarte, pero en la educación de los hijos te encuentras con dificultades y situaciones que no conoces y que no sabes cómo afrontar», explica María Samaniego, madre de cuatro hijos. «He ido a charlas para padres en el colegio de mis hijos y he salido pensando que ojalá me hubieran informado antes de todas esas cosas que nos han expuesto, de cómo aprender a decirles que no, de cómo ayudarles a ser mejores personas, de cómo afrontar el uso de las nuevas tecnologías por parte de nuestros hijos». María es de las que piensan que ahora, más que nunca, los padres están empeñados en hacer un buen papel con sus hijos «porque no te enseñan a ser buen padre, hay que aprender. Por eso nos fijamos mucho cuando otros lo hacen bien. El otro día mi abuela se cayó y un niño lo vio. A los pocos días el niño me preguntó, ¿qué tal está tu abuela? Pensé que sus padres le estaban educando muy bien», Informa Rocío Ruiz

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Educacion, Familia, Gente, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s