El desempleo genera problemas psicológicos y afecta la confianza


Por Elizabeth Landau

El desempleo genera problemas psicológicos y afecta la confianza

(CNN) — Michael Dixon lleva nueve meses sin trabajar y definitivamente no está relajándose en casa.

Vive en casa de una amiga sin pagar renta, pasa todo el día buscando oportunidades de trabajo y formas de ganar dinero en línea a corto plazo, y teme que si ve televisión durante unos minutos podría perder alguna oportunidad.

“Es como un sentimiento de ‘no puedo creer que esto me está pasando a mí’, y un sentimiento de desesperanza”, dijo Dixon, de 38 años. “Realmente empiezas a preguntarte quién eres”.

Dixon, un experimentado ingeniero de pruebas de software, sabe que no está solo en su crisis de desempleo. Millones de personas engrosan las filas de desempleados que han estado buscando desesperadamente un trabajo durante meses en Europa, Estados Unidos, México, entre otros.

Los psicólogos señalan que existen consecuencias serias en la salud mental al estar en la situación de Dixon por mucho tiempo.

Es común para las personas que han estado desempleadas durante seis meses o más mostrar signos de depresión, dice la piscoterapeuta Diane Lang. Los hábitos alimenticios se centran en alimentos reconfortantes (como carbohidratos y grasas), lo que lleva a comer compulsivamente. El estrés, la ansiedad y los pensamientos negativos dificultan que los buenos hábitos de sueño, lo que resulta en fatiga y letargo.

“Estar desempleado es una de las experiencias más difíciles y más devastadoras que las personas atraviesan”, dijo Robert L. Leahy, director del Instituto Americano para Terapia Cognitiva en Estados Unidos y autor de The Worry Cure (La cura de la preocupación).

La investigación sugiere que estar desempleado duplica la posibilidad de una persona de tener un episodio depresivo mayor y el desempleo también está fuertemente asociado con violencia doméstica y abuso del alcohol, dijo Leahy. El desempleo también está asociado con un mayor riesgo de suicidio, a menudo por el vínculo con la depresión, según el Centro de Investigación y Prevención del Suicidio en Estados Unidos.

Los hombres con hijos tienden más que las mujeres con hijos a ver el desempleo como una derrota, dijo Leahy, quizá porque las mujeres tienden más a ver la falta de trabajo como una oportunidad para pasar más tiempo con la familia.

La salud física también puede desmejorar; pueden presentarse nuevas condiciones médicas como la hipertensión y la diabetes tras la pérdida de trabajo, dijo Leahy. Hay sugerencias de que el desempleo incluso puede llevar a enfermedades cardiovasculares, aunque es difícil probar que la pérdida de trabajo cause daños al corazón.

Las tensiones en las relaciones íntimas pueden surgir como resultado del desempleo, debido a que la frustración entre parejas puede conllevar preocupaciones financieras, dijo Leahy. Pero las tasas de divorcio han sido más bajas entre los desempleados, quizá porque es más difícil tomar grandes decisiones como a dónde mudarse o cómo vender una casa mientras se busca trabajo.

Algunos desempleados se aíslan socialmente y no disfrutan las actividades que alguna vez disfrutaron porque se sienten incómodos y avergonzados por su situación, dijo Lang.

Pueden sentirse desesperanzados, confundidos y abrumados. Los síntomas físicos también pueden incluir dolores en las articulaciones y cuerpo.

Incluso si estás tratando de dejar de ser desempleado, la búsqueda de trabajo en sí trae estrés significativo: la investigación sugiere que los trabajadores desempleados que activamente se comprometen en actividades para buscar trabajo son más propensos a tener peor salud mental, según un estudio de 2005.

No todos contraen depresión clínica como resultado del desempleo, pero es una preocupación, dijo Lang. Los amigos y familia de los desempleados deben estar atentos a ciertas señales de advertencia como: tristeza, falta de energía, insomnio e irritabilidad.

Lidiar mentalmente con el desempleo

Quizá lo primero que tienes que hacer si estás desempleado es: validar tu derecho a sentirte miserable, dice Leahy. “Eres un ser humano. Tienes derecho a sentirte infeliz”.

Pero en lugar de rumiar, podrías tomar un papel proactivo en la búsqueda de un nuevo trabajo y cuidarte. Trata de adquirir nuevas habilidades o relaciones sociales.

Mantener una agenda consistente ayuda a las personas que podrían sentirse abrumadas ante la perspectiva de otro día sin trabajo, dicen los expertos. Grafica en qué momentos del día estarás buscando trabajo, cuándo estarás enviando tu CV y a qué hora comerás.

El tiempo estructurado y la actividad física han sido ligados con una mayor salud mental en investigaciones. Asegúrate de ejercitarte, dice Lang. Simplemente caminar algunas veces a la semana cuando estás triste puede ayudarte a volver a sentirte fuerte. Dixon se ha sentido mucho mejor desde que empezó a practicar rutinas de 20 minutos de ejercicios en video.

El apoyo de la familia y los amigos es crucial y, si la persona se deprime seriamente, él o ella debe buscar asesoría.

Puedes encontrar satisfactorio hacer trabajo voluntario, lo que te puede ayudar a hacer conexiones que eventualmente te dirijan a un trabajo, o a nuevos amigos, y mejorar tu autoestima ayudando a otros.

Uno de los expacientes de Leahy era un actor desempleado; Leahy lo animó a pensar qué otra cosa podría hacer. El actor regresó a la escuela y ahora es enfermero psiquiátrico. “Ser flexible y abierto es extremadamente valioso”, dijo Leahy.

Cómo lo enfrentan las personas

Dixon tiene la sensación de que está siendo rechazado a favor de otros que ya tienen trabajo o están más entrenados en el extranjero. “Mientras más tiempo pasan sin trabajo, piensan que algo anda mal con ellos”, dice. “Es un ciclo muy desagradable que te daña psicológicamente. Te hace dudar de ti mismo”.

Jannet Walsh, de 48 años, también siente la tensión mental del desempleo. La fotoperiodista ha estado sin trabajo desde que fue despedida de una pequeña publicación en agosto del 2011. Desde entonces, ha enfrentado innumerables rechazos en otras posiciones.

En sí no se siente deprimida, pero está buscando diferentes formas de mantenerse optimista. Hace unas cuantas semanas, fue a un campo a la orilla de su pequeña ciudad y pintó una acuarela del atardecer. También está intentando rediseñar su página web.

“Te enfocas tanto en ‘tengo que encontrar un trabajo, tengo que encontrar un trabajo’; tienes que crear algo positivo de todo lo negativo que estás recibiendo”, dijo Walsh.

Y hay momentos oscuros. Lloró cuando un consejero laboral le dijo que quitara su especialidad y otras prestigiosas experiencias de su currículum (incluyendo participar en CNN iReport) ya que está demasiado calificada para tener oportunidades locales.

Dixon toma ingresos de una sola ocasión, cuando puede, participando en grupos focales y estudios académicos.

Una amiga lo ha dejado vivir en su casa durante los últimos seis meses, pero no sin ninguna tensión. A veces discuten, y Dixon no tiene familia en Seattle a la cual acudir; probablemente estaría sin hogar si no fuera por su amiga.

Mientras tanto, Dixon cocina y limpia la casa para ayudar a aliviar su sentimiento de dependencia y continúa buscando trabajo.

“Estoy haciendo lo mejor que puedo”, dijo Dixon. “No puedes poner esto en contexto, hasta que te pasa a ti”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Empresas, Gente, Salud, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s