Confirmado por el gobierno de EE.UU.: las sirenas no existen


Sólo existen en la cultura popular y la literatura…

Malas noticias para los amantes una de las más fascinantes criaturas mitológicas, pero buenas para los marineros que ya no tendrán que cuidarse de sucumbir a sus cantos: las sirenas no existen.

Es lo que ha dicho el Servicio Nacional de Oceanografía de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), en una inusual declaración en que sale al paso a preguntas formuladas por ciudadanos tras un programa de televisión.

“Nunca se ha hallado evidencia de la existencia de humanoides acuáticos”, señaló el Servicio en su página de internet.

Se cree que algunos de los televidentes creyeron que el programa, transmitido en mayo por el canal Animal Planet, era un documental.

De hecho, el canal admitió que el formato de la pieza televisiva, titulada “Sirenas: el cuerpo hallado”, daba pie para pensar que se trataba de un trabajo científico.

Sólo en la cultura popular

Las sirenas existen en la cultura popular y escrita, desde tiempos inmemoriales.

Casi siempre atractivas criaturas, estos seres con cuerpo de mujer y cola de pez tienen el poder de enamorar a los hombres. Algunas para dar a pie a románticas historias, y otras para ponerle un final macabro a la vida de los ingenuos marineros que se dejan hechizar por sus sublimes voces.

“¿Por qué ocupan el inconsciente colectivo de casi todos los pueblos de mar? Es una pregunta que deben responder los historiadores, filósofos y antropólogos”

Página del Servicio Nacional de Oceanografía

Según un antiguo mito sirio, la primera sirena fue una diosa que pagó por atolondrada. Se trataba de Atargatis, quien se enamoró de un pastor, pero lo mató por accidente. Desesperada, se lanzó a un lago para convertirse en pez, pero terminó convertida en una criatura mitad pez, mitad mujer.

En “La Odisea” de Homero, Ulises se ata al mástil de su barco para resistir la influencia de las temibles criaturas, que atraían a los hombres de mar con objeto de hundir sus embarcaciones.

Posiblemente más frescas en la memoria popular, y con finales más rosa, estén Ariel, la “Sirenita” de la película de Disney – basada sobre un cuento de Hans Christian Andersen – y Madison, la escultural sirena interpretada por Daryl Hannah en la película de los años ochenta “Splash”.

No se investiga

El Servicio Nacional de Oceanografía recogió algunas de estas historias en sitio web educacional “Hechos del océano”, aunque tuvo que conformarse con utilizar fuentes no especializadas de uso general.

¿La razón?: “nosotros no tenemos un programa científico de investigación sobre sirenas”, le dijo a la BBC la portavoz de esa entidad pública, Carol Kavanagh.

“¿Por qué ocupan el inconsciente colectivo de casi todos los pueblos de mar? Es una pregunta que deben responder los historiadores, filósofos y antropólogos”, señala el artículo en “Hechos del océano”.

Kavanagh aseguró que al menos dos personas llamaron al servicio buscando información sobre las criaturas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Curiosidades, Interesante, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s