La mitad de los pacientes cardíacos comete errores con medicamentos


Por Andrew M.Seaman | Reuters

NUEVA YORK (Reuters Health) – Un nuevo estudio revela que la mitad de los pacientes cardíacos comete por lo menos un error con el uso de los medicamentos después de salir del hospital.

Y la orientación del farmacéutico no reduciría esos errores. Las consecuencias de olvidarse de tomar un fármaco o utilizar la dosis equivocada pueden provocar efectos adversos que van desde la constipación hasta una disminución grave de la presión.

En el estudio, el 2 por ciento de los errores puso en riesgo la vida de los participantes. Los hospitales participantes ya estaban tomando medidas para prevenir estos errores, según aclaró el doctor Sunil Kripalani, autor principal del estudio del Centro Médico de Vanderbilt University, Nashville, Tennessee.

“Nos sorprendió ver que, a pesar de esos esfuerzos, el 50 por ciento (de los pacientes) aún cometía errores con los medicamentos”, dijo a Reuters Health. Aunque las consultas al farmacéutico, por ejemplo, no ayudaron al paciente promedio, benefició a los que tomaban varios medicamentos o que no podían comprender la información sobre salud.

En el resto de los pacientes, se necesitarán otras estrategias para prevenir los errores.

REUNIONES INDIVIDUALES

El equipo de Kripalani estudió a un grupo de pacientes que

había estado internado por enfermedades cardíacas en el hospital

universitario Vanderbilt University y en el hospital Femenino y

Brigham, en Boston.

Al azar, la mitad de los pacientes concurrió a dos consultas con un farmacéutico, que los ayudó a cómo utilizar los medicamentos después de recibir el alta hospitalaria para reducir los efectos adversos. Además, los pacientes recibieron materiales, como una cartilla y una caja para organizar mejor sus píldoras en el hogar.

A los pocos días del alta, uno de los coordinadores del estudio se comunicó telefónicamente con cada paciente para identificar los problemas asociados con el uso de los medicamentos. Si detectaba un inconveniente, un farmacéutico se ponía en contacto con el paciente.

La otra mitad de los participantes no recibió orientación especial alguna para utilizar el tratamiento indicado más allá del procedimiento habitual, en el que un enfermero o un médico dedica unos minutes para conversar sobre el tratamiento antes de abandonar el hospital.

Al mes, 432 de 851 pacientes había cometido por lo menos un error peligroso o potencialmente riesgoso al tomar los remedios, como saltearse dosis, utilizar la dosis incorrecta, suspender el tratamiento antes de tiempo o prolongarlo demasiado.

Menos de un cuarto de esos errores fueron graves y el 2 por ciento pusieron en riesgo la vida del paciente. No hubo diferencia en la cantidad de errores que cometieron los participantes que habían recibido o no la orientación de un farmacéutico.

En el estudio publicado en Annals of Internal Medicine, los autores señalan una limitación de la investigación: no todos los pacientes del grupo tratado con la intervención habían realizado dos consultas con un farmacéutico como estaba previsto. También se desconoce si los resultados se aplicarían a los pacientes bajo tratamiento por otras enfermedades no cardiológicas.

LLEVAR UNA LISTA

Kevin Boesen, director del Centro de Manejo de Medicamentos de la Facultad de Farmacia de University of Arizona, Tucson, dijo que “los resultados describen el desafío de la transición de los pacientes entre el hospital y el hogar”.

Boesen consideró importante que los pacientes consulten al farmacéutico y al médico de atención primaria de cabecera después de salir de un hospital o renovar una receta en otro lugar.

“Existe la idea de que cuando un paciente va a la farmacia el farmacéutico tendrá una lista de todos los medicamentos que utiliza. Pero no siempre ocurre”, dijo.

Boesen y Kripalani coincidieron en que una medida de seguridad importante para los pacientes es hacer un seguimiento de los medicamentos que utilizan y llevar una lista. Para Kripalani, esa lista debería incluir las dosis de los medicamentos y el motivo por el que se utiliza cada fármaco.

FUENTE: Annals of Internal Medicine, online 2 de julio del 2012.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Medicina, Salud, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s