Millonario condenado por no enterrar a su esposa


Por Gregory Katz

El británico Hans Rausing fue sentenciado a 10 meses de prisión en suspenso. Su esposa Eva, heredera de Tetra Pak, fue hallada en una habitación dos meses después de su muerte

Crédito foto: EFE
Durante más de dos meses, Rausing siguió con su vida mientras el cadáver de su esposa Eva se descomponía en su residencia de lujo en el centro de Londres. Cuando amigos o familiares preguntaban por Eva, el hijo de un padre multimillonario daba respuestas imprecisas, sin indicar nunca nada inusual.

Sin embargo, el ocultamiento macabro salió a la luz pública el 9 de julio, cuando la Policía londinense paró a Hans Kristian por manejar de manera irregular y, después de hallar drogas en su poder, inspeccionó su casa. Hallaron el cadáver de Eva en una habitación llena de moscas, debajo de una pila de prendas y bolsas de basura pegadas entre sí con cintas adhesivas. Su marido había usado desodorantes de ambiente para mitigar el hedor.

El caso extravagante de dos personas extremadamente acaudaladas y adictas a las drogas, que contribuyeron millones de dólares a organizaciones benéficas contra la adicción, culminó el miércoles en un tribunal donde Hans Kristian se declaró culpable de prevenir el entierro adecuado de su esposa.

Fue sentenciado a 10 meses de prisión en suspenso que requerirá que reciba intenso tratamiento en un centro de rehabilitación para drogadictos, además de otra sentencia de dos meses, también en suspenso, por conducir intoxicado. Las sentencias en suspenso equivalen a libertad condicional.

El juez Richard McGregor-Johnson dijo el miércoles que Hans Kristian, de 49 años, no hizo nada para contribuir a la muerte de su esposa, que según conjeturó probablemente fue causada por insuficiencia cardíaca sumada al abuso de drogas.

En una declaración leída en el tribunal, Hans Kristian conjeturó que había sufrido una crisis después que Eva murió porque no podía aceptar su pérdida. “No me sentía capaz de enfrentar la realidad de su muerte”, dijo en la declaración. “No siento, mirándolo ahora con otra perspectiva, que después de su muerte yo hubiese actuado racionalmente”. Agregó que se había sentido “muy traumatizado”.

Hans Kristian, cuyo padre ganó miles de millones de dólares al vender su participación en el imperio de empaque de bebidas Tetra Pak, dijo que no tuvo papel alguno en la muerte de su mujer y que no le suministró drogas.

El juez dijo que el caso de los Rausing ilustra cómo el abuso de drogas puede destruir aun a una familia acaudalada “con toda ventaja material imaginable”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Gente, Increible, Insolito, Sociedad, Sucesos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s