Curiosidades de la historia olímpica


Por André Larané

Interrupciones, boicot, instrumentación, peleas entre espectadores y repentinos cambios de sede coexistieron en la etapa moderna de los Juegos y su consagración como evento global

Desde su renacimiento a fines del siglo XIX, los Juegos Olímpicos se han convertido en la más importante manifestación de dimensión planetaria y con seguridad la más mediática, lo que los coloca en el centro de apuestas políticas y económicas de talla, a veces sombrías y trágicas.

Esas apuestas existían ya en la Grecia antigua con los primeros Juegos, así como los problemas ligados a la corrupción y al dinero. Por caso, Atenas y sus aliadosexcluyeron a Esparta de la participación en los Juegos del año 424 a.JC debido a la guerra del Peloponeso.

A continuación, un sobrevuelo por la primera etapa de las Olimpíadas de la era moderna, de Atenas (1896) a Roma (1960). Los primeros Juegos de esta era conocen un éxito creciente, en paralelo con el ascenso de las clases medias en Occidente y el descubrimiento del ocio y el deporte. La aparición de la televisión contribuirá a su popularidad. Las dos guerras mundiales ocasionaron dos grandes cortes.

1896: Atenas

Muy modestos y casi confidenciales, los primeros Juegos de la era moderna acogen a 241 participantes de 14 naciones, los más numerosos provenientes de Grecia, Alemania, Francia y Gran Bretaña. La ceremonia de apertura tuvo sin embargo un gran éxito en el estadio antiguo de Atenas reconstruido para la ocasión.

El héroe del día fue un pastor griego llamado Spiridon Louis (24 años) que gana la prueba de la maratón, es decir una carrera de 40 kilómetros entre el antiguo campo de batalla de Maratón y el estadio de Atenas. Esta prueba inédita recuerda el logro deFilipides.

1900: París

El barón Pierre de Coubertin quiso asociar esta segunda edición con la Exposición universal del siglo, en París, creyendo que su visibilidad sería así resaltada. Por el contrario, aparecieron como una competencia periférica a la exposición, en el bosque de Vincennes. Al punto que hasta se suprimió la ceremonia de clausura. Estos juegos permitieron sin embargo asistir a las primeras competencias femeninas (tenis, golf, vela…)

1904: Saint-Louis

Los organizadores reproducen el mismo error precedente al asociar los Juegos a la Exposición universal de Saint-Louis, Missouri, que celebra el centenario de la compra de la Luisiana por los Estados Unidos.

1908: Londres

Los ingleses reciben el encargo de organizar los Juegos después de la defección de los italianos, afectados por una erupción del Vesubio. Organizados de apuro, se desarrollan a la perfección. El vencedor de la maratón Dorando Pietri, termina la carrera muy por delante de sus competidores, en 2 horas 54, pero es descalificado por haber sido ayudado en los últimos metros.

1912: Estocolmo

Perfectamente organizados, estos IV Juegos son expresión de la llegada a la madurez de la manifestación. Las pruebas son comentadas en directo por una sonorización y las carreras gozan de un cronometraje eléctrico.

1920: Anvers

Estos juegos son organizados en Anvers en homenaje a los sufrimientos padecidos por los belgas durante la Gran Guerra. Los vencidos son excluidos (Alemania, Austria, Hungría, Turquía, Bulgaria). Es la primera decisión de carácter político en la historia del olimpismo moderno.

El ritual olímpico se pone en marcha con el juramento de los atletas y los jueces y labandera de cinco anillos entrelazados que retoma los colores de todas las banderas del mundo.

1924: París

Por segunda y última vez en el siglo, los Juegos son organizados en París. Recogen un gran éxito pese al pugilato entre espectadores a la salida de un partido de rugby Francia-Estados Unidos. Los organizadores se dotan de una divisa latina: “Citius, altius, fortius” (“Más rápido, más alto, más fuerte“).

Un campeón norteamericano de natación hará soñar a todas las mujeres por mucho tiempo aún después de los Juegos. Su nombre: Johnny Weissmuller, pero fue más conocido por el de Tarzán.

1928: Amsterdam

Vencedores del triple salto y de los 200 metros mariposa, dos japoneses son losprimeros asiáticos que ganan pruebas olímpicas.

1932: Los Angeles

¡Es tiempo de crisis! Los Juegos se desarrollan durante 16 días en lugar de los más de 79 precedentes. Los atletas son pocos pero logran buenos desempeños. Los espectadores van a la cita y por primera vez, la manifestación genera ganancias (no menos de 1 millón de dólares)

1936: Berlín

Tres años después de su llegada al poder y un año después del voto de las leyes antisemitas, Adolf Hitler quiere hacer de los Juegos una ilustración de la superioridad de la ideología nazi y de Alemania. Es la primera vez que los Juegos son abiertamente instrumentalizados por un régimen político. De hecho, las competencias se desarrollan según una rigurosa ceremonia. Una cineasta al servicio de Hitler, Leni Riefenstahl, va a sacar de allí un film de propaganda de una gran calidad estética: Los Dioses del Estadio (1938).

Dos atletas van a iluminar estos juegos de una luz inesperada. El primero es el negro estadounidense Jesse Owens que se lleva no menos de 4 medallas de oro en los 1000 metros, los 200 m el 4×100 y en longitud. Sobre esta última prueba, su competidor es un alemán que no teme confraternizar con él.

Luego, como vencedor, Owens es llevado a saludar al Führer de lejos y éste le devuelve el saludo agitando la mano (una leyenda quiso a posteriori que éste prefirió dejar la tribuna antes de darle un apretón de manos). Jesse Owens recordará con amargura en sus Memorias que no fue mejor tratado en la Norteamérica de la segregación que en Alemania.

El segundo héroe de los Juegos fue el coreano Son Ki-chong que gana la maratón. Oficialmente anotado en la delegación del Japón, que está ocupando Corea, dedica sin embargo su victoria a su país.

1948: Londres

 

Después de la Segunda Guerra mundial, el honor de los Juegos vuelve naturalmente a los ingleses que jugaron un rol determinante en la victoria sobre el nazismo. Cincuenta y nueve nacionales participan pero Alemania y Japón son excluidos. La revelación deportiva es un estadunidense, Bob Mathias, que gana el decatlón y se convierte a los 17 años en el galardonado masculino más joven de la historia. Las mujeres también obtienen muchos éxitos. Son 390 al lado de 3.714 hombres.

1952: Helsinki

Estos juegos perfectamente organizados ven la entrada en escena, por primera vez, de la Unión soviética. Ausente de las competencias desde la Primera Guerra mundial, Moscú comprende el interés de esta tribuna deportiva con vocación planetaria. En adelante tomará una parte muy activa teniendo el cuidado de brindar a sus atletas “amateurs” una preparación intensiva en el marco del Ejército.

Checoslovaquia, “satélite” de la Unión Soviética, se destaca con al triple performance de Emil Zátopek (30 años) que gana los 5.000 metros, los 10.000 metros y la maratón.

1956: Melbourne

Melbourne innovó en muchos aspectos. Es la primera vez que los Juegos se desarrollan en el hemisferio sur y también la primera vez (y la única hasta ahora) en que las competencias fueron divididas: debido a una cuarentena estricta que prohibía el ingreso de caballos al territorio australiano, las pruebas ecuestres tuvieron lugar en Estocolmo, del 10 al 17 de junio, mientras que Melbourne acogió los otros deportes a fines del otoño.

Otra primicia tuvo lugar en la ceremonia de clausura cuando los atletas de todos los países desfilaron juntos y no bajo su bandera. Una manera de hacer olvidar el boicot de ciertos países y evitar los roces como el de la final de waterpolo entre soviéticos y húngaros.

Esos boicots son también una “primicia” y prueba del agravamiento de las tensiones internacionales en un contexto de descolonización y de guerra fría.

Debido a la intervención franco-británica en el canal de Suez, Egipto, el Líbano e Irak se negaron a participar. Y para protestar contra la intervención soviética en Budapest, España, Suiza y los Países Bajos no enviaron atletas a Melbourne. Sin olvidar a la República Popular China que se abstuvo en razón de la presencia de Taiwán.

1960: Roma

Esos Juegos se desarrollaron en el marco majestuoso de la Roma antigua son, estrictamente hablando, los últimos de la “era europea”. El mismo año, numerosos países del África negra acceden a la independencia. Por una interesante coincidencia, la maratón, prueba reina de los Juegos, es ganada ese año por un etíope, Abebe Bikila, primer africano en ganar una medalla de oro.

La otra revelación de los Juegos de Roma fue un boxeador afroamericano, Cassius Clay, de 18 años, medalla de oro de la categoría peso pesado. De regreso a su país, se le impide el ingreso a un restaurante de categoría reservado a los blancos y por despecho arroja su medalla al río Ohio. Convertido en celebérrimo campeón de boxeo, se convierte al islam radical en 1965 y toma el nombre de Mohamed Alí.

Dolorosa transición hacia un mundo multipolar

Por primera vez, en 1964, los Juegos Olímpicos se desarrollan en el continente asiático, en uno de los países vencidos de la Segunda Guerra Mundial, Japón. A la hora de la descolonización y del ascenso del Tercer Mundo, se trata de un símbolo cargado de sentido. Al punto que, en las siguientes ediciones, la política hará su irrupción en los Juegos, de forma por lo general violenta.

Pero ésa ya es otra historia

(Traducción de Infobae América)

Artículo original en francés

Fuente: Herodote
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Curiosidades, Deportes, Gente, Historia, Sociedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s